Home

Soy Mónica y apoyo alas mujeres con discapacidad. El contenido en la pagina  es solo una recopilacion de la informacíon que me parecio bastante informativa.

Aeces tenemos la oportunidad de poner en funcionamiento rápidamente aquéllos proyectos que deseamos. Pero por una vez, el deseo se ha hecho realidad. Una de las conclusiones del PRIMER CONGRESO fue el crear una RED DE MUJERES  que afortunadamente ya está en funcionamiento y que espero y deseo, que sea la herramienta que nos permita a todas las mujeres diseñar nuestro futuro. ¡¡¡Bien venidas a todas!!!.

Una Red
La Red de mujereschildren's hands

  • Pretende ser un Grupo de Ayuda Mutua Virtual, un instrumento con el que las mujeres que tienen acceso a las Nuevas Tecnologías puedan hacer oír su voz (incluso anónimamente, y también por teléfono y por correo), expresar su situación personal y confrontar sus opiniones con las de otras mujeres que no encuentran un espacio abierto en el que hablar de su vida cotidiana.
  • Pretende reivindicar y defender los derechos de las mujeres con discapacidad. La Red canalizará las demandas individuales y colectivas hacia los recursos existentes: asistencia legal, tramitación de demandas, generación de plataformas de apoyo, sensibilización de los medios de comunicación, acceso a las Nuevas Tecnologias….
  • Pretende ser un espacio de encuentro libre para las mujeres  que ya están asociadas y que necesitan romper el ghetto que se forma con los compromisos asociativos. Mujeres  que quieren exigir su participación en todas las instancias en las que se hable de los asuntos que les atañen. Con debates y dialogo y opiniones diversas, ejercitando la dialéctica de lo común, “como en la vida misma”.
  • Pretende ser un punto de transferencia de experiencias y conocimientos de las mujeres (y hombres) convencidas de la doble discriminación y de las mujeres con discapacidad que no creen que ésta sea la perspectiva adecuada y proponen otros puntos de vista.
  • Pretende la participación de los profesionales implicados: profesionales de los servicios de proximidad, técnicos multiprofesionales de las instituciones públicas y privadas……… que aún necesiten enseñar y aprender, analizar las necesidades y demandas de estas mujeres sin mediaciones, distanciándose de los prejuicios corporativos, y de las presiones e intereses de los diferentes estamentos sociales que siempre están detrás de la gestión de los recursos públicos y privados.

La percepción de la discriminación que la sociedad ejerce sobre las mujeres con discapacidad ha sido tardía. El movimiento de las personas con discapacidad, de los minusválidos, en los años 70 estaba animado por muchas mujeres, líderes que revindicaban con tesón la necesidad eliminar las barreras arquitectónicas, que reclamaban los derechos de integración laboral y social de las personas con discapacidad.
Se constituyeron Asociaciones y, una vez institucionalizado el movimiento, los cargos directivos los ocuparon los hombres y, con ello, se olvidaron de las carencias específicas de las mujeres.
El énfasis en lograr metas que posibilitaran la participación plena en la sociedad de las personas con discapacidad dejó oscurecida la visión de la realidad de estas mujeres, con problemas añadidos a los de los hombres con las mismas discapacidades.

Se ha conseguido en estos años, que la sociedad visualice y reconozca los derechos de las personas con discapacidad. Se han generado nuevos recursos, pero no se está percibiendo la brecha que paulatinamente se iba ensanchando en la situación de hombres y mujeres. Las mujeres con discapacidad están discriminadas en el ámbito familiar cuando son niñas, en el ámbito educativo con niveles de analfabetismo superiores, están discriminadas en sus posibilidades de acceso al empleo cuando son adultas, y mantienen unos niveles de protección social que sitúa a la mayoría en el umbral de la pobreza. Las mujeres con discapacidad son las principales usuarias de un sistema sanitario, que ni siquiera ha pensado en sus necesidades especificas en los servicios de ginecología y planificación familiar, y aún tienen que defender su derecho a la maternidad y a formar pareja. Las mujeres siguen siendo infantilizadas, sufren negligencias continuadas que les impide ni siquiera plantearse llevar una vida independiente.

Las mujeres, cuidadas y cuidadoras sin reconocimiento, saben mucho de la hipocresía de esta sociedad con sus estereotipos culturales de normalidad, muchas mujeres para adaptarse no tienen más remedio que interiorizar los valores machistas en el entorno familiar y social.